Atención consciente versus Inconsciencia

La vida es un continuo movimiento, es una vorágine de cosas que van y vienen, hechos que se repiten una y otra vez en distintas partes del mundo.

En ese continuo movimiento suceden cosas que nos afectan profundamente y que dan lugar a cambios en nuestras vidas de un momento a otro. Estos hechos pueden ser desde grandes catástrofes mundiales hasta simples acontecimientos de la vida diaria de cada quien.



Sin embargo, todo esto -que acontece a unos y a otros sin distingo de razas, clases, o particularidades personales- tiene un propósito y sentido, y siempre será para dar un paso más en la transformación y cambio que se requiere tanto a nivel personal como a nivel mundial.

Estos hechos que suceden a todo nivel traen siempre un cambio que nos marca profundamente, haciendo que nuestras vidas ya no sean lo que eran cotidianamente. Nada vuelve a ser igual, por más que uno quiera.

Cada quien reaccionará de maneras muy diferentes: para algunos, según sus capacidades y fuerza espiritual, les será más ligero, por así decirlo, enfrentar los retos que la vida les trae. Para otros, quizás no sea así y se les dificultará salir de los atolladeros del destino, o simplemente se darán por derrotados sin haber intentado realizar esfuerzo alguno.

Es en estos momentos cuando somos probados y cuando debemos apelar a esa capacidad y esa fuerza con la cual fuimos creados para sobreponernos a los contratiempos de la vida. Esa fuerza y entereza que nos lleva a ser nuevas personas, más capaces, más seguras y más empeñosas en salir adelante, con nuevos bríos y otra visión de futuro.

También existe la posibilidad de que pase todo lo contrario, ya que no todo el mundo hace uso de esta capacidad. No todos saben o quieren enfrentar cada nuevo reto que se presente, simplemente no podrán hacerlo por miles de circunstancias, pero siempre creo que Dios dará la forma, medios y recursos para lograrlo.

Considero, sin lugar a dudas, que  todas estas cosas pasan para bien, aunque las apariencias parezcan demostrar lo opuesto. Si nos enfocamos en buscar el bien y lo positivo en esas cosas que nos suceden, lograremos ese cambio que estábamos necesitando, y que lamentablemente no queríamos hacer o simplemente por cuestiones de comodidad u otros factores que no supimos o no quisimos ver.

Muchos de nosotros conocemos esta gran verdad:
“Lo que no se aprende desde la consciencia, la vida se encargará de enseñarnos las lecciones que no quisimos aprender”, lamentablemente casi siempre estas lecciones son muy duras y es aquí cuando decimos, “sin tan sólo no hubiera hecho tal cosa”, “sin tan sólo hubiese puesto cuidado”, “si tan sólo…….”

El papel de la atención consciente
Los mensajes nos llegan siempre de una manera u otra, sólo que no estamos atentos a éstos.

El correr del diario vivir, el esfuerzo del trabajo, el querer llenar las necesidades en todos los ámbitos de nuestra existencia, desde el logro de nuestras metas individuales hasta los problemas colectivos y mundiales, entre otras cosas, nos afectan y también nos distraen y alejan de esos llamados de atención que nuestro Ser Superior nos hace en todo momento, a fin de no caer en tantos errores, que de otro modo se hubiesen podido evitar.

Cuando ignoramos los llamados de atención de nuestra propia consciencia y voz interna, dejándonos llevar por el ego y las emociones desbordadas, incurrimos en graves errores que nos llevan a cometer desaciertos, que afectan terriblemente tanto a aquellos a quienes amamos como a nosotros mismos.

Es decir que no nos detenemos a pensar y razonar primero antes de actuar, ignorando los avisos que nos vienen de distintas maneras, personas o simplemente del corazón y la mente.


Hay ocasiones en que algunos hechos u acontecimientos ameritan que no pensemos mucho y requieren de una pronta acción, sin embargo estamos hablando de aquellos momentos de extrema urgencia en la que se precisa actuar rápidamente, por ejemplo auxiliar a un herido, algo que se quema en la cocina, digo cualquier situación de emergencia que necesita de rapidez y pronto auxilio.

Para poner un ejemplo de decisiones tomadas por impulsos de emociones desbordadas quisiera relatarles respecto a un programa de TV que vi sobre personas presas en el extranjero.

La historia es de una chica que viaja a Nigeria con su esposo, y en ese país conocen a un hombre más o menos de su misma edad, con el cual llegan a hacer buena amistad. La pareja vuelve a su país natal Inglaterra, y siguen manteniendo contacto con la persona de Nigeria, al final este viaja a la casa de la pareja y se aloja con ellos. La familia de éste personaje también se van a Inglaterra, así que todos son bien recibidos en el hogar del matrimonio.

Al pasar el tiempo el hombre comienza con un comportamiento totalmente extraño, deja de ser cordial y amistoso y se involucra con otros amigos de vida disoluta y conflictiva, el esposo de la chica le reclama y llegado el momento lo bota de la casa. La muchacha queda afectada ya que le dolía el comportamiento del amigo y se preocupaba por su situación.

Al correr de los días aparece el amigo otra vez pero llamando desde Ecuador, llama a la muchacha y le pide que le envíe una invitación para poder entrar nuevamente a Inglaterra, porque según él quería volver a verlos, pedirles perdón y reunirse con su propia familia, quienes habían quedado allá.

Ella inmediatamente envía la invitación y las copias de los documentos de identificación, pasaportes y estados de cuentas bancarias tanto de su esposo como de ella misma. El esposo de la chica nunca estuvo de acuerdo con esto, ya que él veía que éste hombre los quería manipular sobre todo a la chica apelando al buen corazón de la muchacha.

Para no extenderme les diré que la chica, desoyendo las advertencias del esposo y sin analizar todos los actos previos de este personaje, sin escuchar razones y emocionalmente involucrada en un sentimiento de pena y preocupación por su amigo, viaja a Ecuador para ayudarlo a que pueda volver a Inglaterra.

Cuando llega a Ecuador se da cuenta que su amigo es otro, su comportamiento es totalmente diferente al que conoció en Nigeria.  Tiene una novia de costumbres bien “ordinarias”, por así decirlo, extrañándole mucho a ella, ya que su amigo es casado y con hijas, y supuestamente éste estaba pidiendo ayuda porque quería reunirse nuevamente con su esposa. Bueno el caso es que cuando ella ve que no hay nada que hacer que su amigo es pura mentira, decide volver y en pleno aeropuerto de Ecuador, en un bolso que éste amigo le había hecho comprar lleno de regalos para sus familiares, le introdujo drogas y la muchacha fue detenida y encarcelada por cuatro años.

Mientras tanto, el esposo de la chica desesperaba en Inglaterra sin poder hacer nada, ya que los cargos que se le habían imputado eran muy graves. Bueno, el caso es que estuvo presa cuatro largos años hasta que por un decreto presidencial pudo salir en libertad.


Cuando la chica relataba todo lo que le había acontecido, en muchas ocasiones repetía “Si no me hubiera montado en ese avión”. “Si hubiera escuchado a mi esposo, si no hubiera sido impulsiva, si me hubiera detenido a pensar.

La chica perdió mucho, perdió su libertad, su esposo, su trabajo, su vida cambió totalmente. Y algo más grave, la confianza y la fe en las personas, ya que ella creyó que actuaba de muy buen corazón y sólo el ignorara las advertencias y los mensajes que le llegaban fueron lo que la hicieron actuar irracionalmente sin medir las consecuencias de sus actos.

La ignorancia no todas las veces resulta para mal, pero en su mayoría el no meditar y reflexionar antes de tomar decisiones, nos puede llevar a consecuencias tan graves y nefastas como las relatadas anteriormente, y no olvidemos que la vida nos da señales y mensajes, advertencias que no pueden dejarse atrás por pequeñas o grandes que sean, ya que al hacerlo solo conseguiremos destruir lo que más apreciamos, y como en este caso su matrimonio, trabajo y peor aún su propia libertad.

Recordemos siempre pedir a Nuestro Creador que nos dé discernimiento para saber distinguir el bien y el mal en todas las decisiones y actos de nuestra vida, y tener en cuenta que no estamos solos ni aislados y que siempre el resultado de éstas, afectará a los que nos rodean.

Detenernos a pensar un momento en lo que es realmente importante en nuestras vidas y apoyarnos en los valores morales, espirituales para acceder a esa paz interna en nuestro corazón, a fin de evitar los conflictos inútiles y prevenir así todo tipo de exaltación.

Que Dios los Bendiga grandemente y llene de Luz sus corazones.

Escrito por Beatriz Barboza

Artículo protegido por derechos de autor.
Imágenes tomadas de Internet solo con fines ilustrativos
PROHIBIDO USO COMERCIAL.
MENCIONAR AUTOR Y PAGINA.
NO ALTERAR CONTENIDOS
 Creative Commons License
Argos en Red by
http://argosenred.galeon.com/ is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lazos kármicos y relaciones sexuales

Contaminación aurica y relaciones sexuales