Anatomía Energética III: Cuerpos y planos energéticos

Todo el universo vibra en diferentes niveles. Albert Einstein en sus trabajos explicó que la materia no existe, pues se trata una ilusión creada por la velocidad de la vibración de diversas formas de energía. Todo lo que vibra más lento, en el plano físico se presenta en forma de materia sólida. La ciencia ha expuesto que un objeto reducido a la más minúscula de sus partículas, está formado por millones de chispas de energía. Esto demuestra que existe todo un mundo vibrando a una frecuencia determinada.






Por ello, más allá del físico visible, existen planos vibratorios más rápidos que no son percibidos por el ojo humano. En esos planos vibratorios se desenvuelven en distintos cuerpos del ser, en una escala ascendente que se llega hasta las dimensiones más sutiles y espirituales.




De esta forma, además de un cuerpo físico, los seres vivos -de acuerdo al estado evolutivo alcanzado-, poseemos otros cuerpos que cubren e interpenetran al físico. El compuesto vibratorio de esas capas es lo que se denomina aura.




Al leer materiales de distintos autores -por lo general con capacidad de percibir en planos más sutiles- podemos encontrar variantes en sus descripciones acerca de los cuerpos y dimensiones no visibles para el ojo humano.



Sin embargo, desde los los hindúes, los teósofos y hasta estudiosos más recientes coinciden en mencionar principalmente al CUERPO ESPIRITUAL, CUERPO CRISTICO, CUERPO CAUSAL, CUERPO MENTAL, CUERPO ASTRAL, CUERPO ETERICO Y CUERPO FISICO, que son los vehículos utilizados para desenvolverse en los 7 planos del mismo nombre.
Veamos esos cuerpos y planos desde los más sutiles a los más densos:



Cuerpos y planos espirituales







El CUERPO ESPIRITUAL también se conoce como Atma , o Cuerpo Átmico. Es El Espíritu Divino, el Yo Supremo. Es la Mónada Divina.

El CUERPO CRISTICO se le conoce también en la Filosofía oriental como Cuerpo Búdico y representa la consciencia más superior de la vida. Es el plano donde se desenvueve la consciencia YO SOY de cada individuo.
 
Los anteriores cuerpos y planos son prácticamente incognoscibles para el humano, aunque en nuestro ser contenemos la energía y la capacidad para conectarnos, desarrollar alcanzar esos niveles, desde conde se puede representar a la FUENTE, al PADRE o a DIOS.
 
Representación del cuerpo causal
El más mencionado de los cuerpos espirituales es el CUERPO CAUSAL, conocido también como loto egoico, por ser el contenedor del núcleo del ser o de nuestra chispa divina, al tiempo que guarda las memorias de las experiencias mentales, emocionales y físicas de nuestras vidas. Es también identificado como la sede del ALMA.



Difílmente es captado por algún aparato o medidor físico, como la cámara Kirlian; y solamente es percibido por una vista clarividente muy superior a la de los psíquicos comunes (psiquismo inferior). De hecho, existen muy pocos registros visuales de su aspecto, donde es descrito como una radiación luminosa y dorada, con variedad de colores destellantes.




El Cuerpo Causal, que también se denomina Cuerpo Mental Superior, nos permite movernos, de forma inconsciente para unos, y consciente para quien tenga desarrollada su faceta espiritual, en  planos muy sutiles, específicamente en el PLANO CAUSAL o lo que se denomina como quinta dimensión.




Desde ahí muchos canalizadores y clarividentes avanzados obtienen información sobre temas abstractos de alta espiritualidad gracias a la interacción con la propia alma, y a la comunicación telepática con seres de luz y deidades angélicas que moran en esa dimensión.


En el libro "Cuerpo Mental" de Arthur Powell, se define a esta capa como la vía por la cual "el Yo Superior se manifiesta como intelecto concreto, en el cual se desenvuelven los poderes de la mente, incluso la memoria y la imaginación, y el cual, en etapas sucesivas de la evolución del hombre, servirá a éste como vehículo separado y distinto de conciencia."

Como cada plano se divide, por lo general, en 7 subniveles, las capas inferiores del cuerpo causal se unen con el siguiente cuerpo en descenso: el cuerpo mental. Alguns autores diferencian por ello el mental superior del mental inferior. Este últtimo ya forma parte de los denominados cuerpos de la personalidad. 



Cuerpos y planos de la personalidad


Se clasifican como cuerpos de la personalidad a los vehículos que el humano utiliza para su desenvolvimiento en la vida -de forma más tangible que los cuerpos superiores-, a través de pensamientos, sentimientos y acciones. 

Estos cuerpos forman parte de la radiación bioelectromagnética llamada aura. Cada uno de ellos vibra a diferentes niveles, unos más rápido que otros, sin llegar a la altísima capacidad vibratoria de los cuerpos espirituales ya descritos.

El CUERPO MENTAL INFERIOR  es el "yo" personal del hombre y representa su mente y pensamientos concretos. 

Algunos clarividentes lo describen como una neblina amarilla que sobresale formando un halo alrededor del cuerpo, sobre todo en la cabeza (como la que se dibuja a los santos). 

Es lo que se denomina aura mental. Este cuerpo se desenvuelve en materia del PLANO MENTAL, el cual crece y se sutiliza (vibra más rápido) a medida que la especie humana evoluciona espiritualmente.

Los pensamiento influyen mucho en la capacidad vibratoria de este cuerpo, que se carga o densifica con los pensamientos negativos y se sutiliza con los positivos. 

El proceso evolutivo del ser depende de este proceso de sutilización energética. 



El CUERPO ASTRAL, EMOCIONAL O DE DESEOS se manifiesta en El PLANO ASTRAL, donde solemos desplazarnos al momento del sueño y donde moran entidades de diferentes tipos, entre ellas los desencarnados (muertos), los elementales (entidades que rigen a la tierra, el fuego, el aire y el agua), las entidades creadas por los procesos de pensamientos predominantes en el humano. 

También en los niveles astrales moran los demonios y entidades satánicas , muchas veces invocadas a través de prácticas de psiquismo inferior. 

Este cuerpo es la parte más visible y sobresaliente del ovoide aurico, que se extiende unos 30 centimetros alrededor del cuerpo físico. En las personas evolucionadas puede extenderse hasta varios metros.

El aura astral es de muchos colores, y su claridad y brillantez depende de la calidad de los pensamientos y sentimientos de su poseedor. Cambia continuamente porque el humano varía de pensamientos y emociones frecuentemente. Parte de su radiación, conjuntamente con la del cuerpo etérico, es fotografiada por la Cámara Kirlian.

De la mezcla de pensamientos que emanan del cuerpo mental concreto, combinado con el cuerpo astral (emocional) surgen las formas de pensamientos o egrégores, entidades astro-mentales que se mueven en los planos mental y astral con cierto grado de autonomía.


El CUERPO ETERICO o doble etérico es el vehículo del prana, chi o energía vital. Es un molde exacto del cuerpo físico, al que une con el cuerpo astral. Tiene el mismo tamaño del físico, sobresaliendo unos dos centimetros de la piel.

El cuerpo etérico se compone de muchas líneas, puntos y centros de energía (chakras, meridianos, nadis), a través de los cuales absorbe el prana o vitalidad y la distribuye al cuerpo material.

Sirve como intermediario al transmitir al cuerpo astral los contactos sensorios del fisico y al fisico la conciencia del astral y de los planos superiores. Desarrolla los centros energéticos o chakras.


La porción que sobresale como aura del cuerpo etérico es el aura de la salud. Su función es transmitir al cuerpo físico la corriente de vida y protegerlo de los bamboleos emotivos del cuerpo astral; si se separa del físico, se desfasan los chakras, que transmiten la energía de vida a las zonas correspondientes en el Físico y se perjudica la salud.

Cualquier daño en el etérico aparece en el cuerpo físico. Las enfermedades se manifiestan primero en el etérico. Para curar al físico es necesario curar antes al etérico, donde actúan muchas terapias holísticas, entre ellas la acupuntura.

El CUERPO FISICO, DENSO O MATERIAL está formado por células, cada una de las cuales es una diminuta vida separada. Se compone de sólidos, líquidos y gases, que conforman nuestros órganos y sistemas.

Es el vehículo que más conocemos porque podemos verlo y moverse en el PLANO FISICO, al que identificamos, erradamente, como nuestra única realidad.





Escrito por Glenda González.
Artículo protegido por derechos de autor.
Imágenes tomadas de Internet solo con fines ilustrativos
PROHIBIDO USO COMERCIAL.
MENCIONAR AUTOR Y PAGINA.
NO ALTERAR CONTENIDOS Creative Commons License
Argos en Red by
http://argosenred.galeon.com/ is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación aurica y relaciones sexuales

Lazos kármicos y relaciones sexuales