Anatomía Energética II: La importancia de equilibrar los chakras




Los chakras, al ser vórtices en rotación y cumplir funciones relacionadas con la entrada y salida de energía, además de vincularse con nuestras pautas psicoemocionales de sentir, pensar y actuar, tienden a bloquearse.


Un bloqueo en un chakra significa una interrupción en el flujo de entrada y salida de energía. Si entra más energía de la que sale, es posible que la misma se estanque dentro del campo energético al no poder fluir. Igualmente, si sale más energía de la que entra al sistema, ésta se despilfarra, al no poder recorrer todo el circuito energético necesario para nutrir todos los canales energéticos, incluyendo meridianos de acupuntura.

De esta forma el bloqueo energético se observa como poca energía o poco movimiento del chakra, o por el contrario, exceso de energía o mucho movimiento en el chakra, pues estos  vórtices constantemente giran en el sentido de las agujas del reloj para cumplir su trabajo.

Las causas de los bloqueos son múltiples, así como sus consecuencias. Mantener una pauta de pensamiento errado o sentimientos negativos pueden ser una de las explicaciones a un bloqueo, aunque a su vez, el mismo mal funcionamiento ocasiona la multiplicación de los pensamientos errados y las emociones negativas.

De esta forma, una pauta mental o emocional equívoca, asociada a un solo chakra origina la disfunción sucesiva de los demás chakras.

Veamos un ejemplo: imaginen a una mujer, que debido a una creencia errada respecto a la pareja, considera válida y lógica una relación de control, lo cual la lleva a estar monitoreando constamente a su pareja para saber qué hace, adónde va, con quién anda. Su creencia en que así deben ser o así son las relaciones le hace actuar de forma  dominante (tipo "cuaima", como se dice en Venezuela).

Ahora bien, conociendo las temáticas relacionadas con cada chakra, sabemos que esta creencia está alojada en su vórtice sacro (ver artículo "Anatomía energética I"), relacionado con la manera de vincularse y relacionarse con la pareja y con seres cercanos.

Por tanto, esta pauta mental lleva a la mujer del ejemplo a una pauta emocional de apego, que la hace sentir necesidad de controlar y supervisar para estar tranquila y puede además convertirla en una persona celosa y hasta celópata; lo que a la larga llevará a una disfunción de chakra sacro.

¿Qué pasa luego? El bloqueo del chakra comienza a mezclar las pautas mentales y emocionales ya citadas con otras pautas alojadas en otros vórtices de energía, que también comienzan a activarse.

En el caso en mención, es posible que la creencia en una relación de control y la emoción negativa de los celos active formas de pensamiento acerca de sí misma (alojadas en el chakra del plexo solar, el de la autoestima) y la mujer comience a verse a sí misma como poco atractiva, sintiéndose menos o comparándose con otras mujeres (posibles rivales); esto a su vez activa el miedo a perder la relación (chakra raíz, el de la supervivencia) haciendo que actúe de forma más controladora.

Si se mueven pautas del chakra cardíaco, esta persona esperará recibir atención y afecto de su pareja para poder compartir "amor"; y en caso de que el compañero se moleste por su control o no le permita ejercerlo, el bloqueo del chakra del corazón podría hacerla "dura", poco comprensiva y sin ninguna empatía hacia el otro.

Siguiendo la secuencia, la falta de comprensión y entendimiento del otro tampoco permitirá pautas adecuadas de comunicación (chakra laríngeo); entonces la persona o no se comunica o se comunica a gritos, con insultos y discusiones.

Obviamente, el chakra del pensamiento y el chakra corononario también entran en disfunción (en el entrecejo y en la cabeza, respectivamente): no hay ideas claras y merma la capacidad de conexión espiritual para la búsqueda armónica de soluciones o de cambio de actitud.

Vemos así como el bloqueo consecutivo de los chakras se convierte en una especie de círculo vicioso, y como en "el cuento del huevo y la gallina" no se sabe qué empieza primero.

Esto explica la importancia de realizar constantes ejercicios, prácticas y hasta terapias de bioarmonización de los chakras, a fin de ir diagnosticando y transmutando  pautas mentales y emocionales que resultan bloqueantes para el sistema energético.





Escrito por Glenda González.
Artículo protegido por derechos de autor.
Imágenes tomadas de Internet solo con fines ilustrativos
PROHIBIDO USO COMERCIAL.
MENCIONAR AUTOR Y PAGINA.
NO ALTERAR CONTENIDOS Creative Commons License
Argos en Red by
http://argosenred.galeon.com/ is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lazos kármicos y relaciones sexuales

Contaminación aurica y relaciones sexuales