Tipos de pensamiento


El poder del pensamiento



Glenda González

La semilla de nuestras palabras y acciones es el pensamiento. Lo que hacemos, decimos y sentimos,todo tiene su origen en la mente. Esa es la primera Ley del Universo.

Todo lo que está hecho por el hombre empezó primero por un pensamiento o una idea que vino a la mente, sea de una casa nueva, un descubrimiento científico o incluso una guerra. Primero hay un pensamiento, después se hacen los planes y finalmente ese pensamiento se exterioriza en la forma de palabras o acciones.



Como los pensamientos son la raíz de las acciones y de la actitud, al cambiar estas raíces nuestras acciones y comportamiento se hacen más positivos.

Normalmente emergen cuatro tipos de pensamientos de nuestra mente:


Pensamientos necesarios o mundanos
Los que se refieren a nuestra rutina diaria como qué comer, qué hacer, cuánto tengo que pagar de alquiler, temas laborales, etc.


Pensamientos inútiles
Los que no tienen utilidad constructiva. Se refieren a cosas del pasado, como " si esto no me hubiera ocurrido, porqué me dijo eso, si solo hubiera hecho esto o lo otro"… Demasiados pensamientos sobre algo que ya no podemos cambiar.

Los pensamientos inútiles tratan también sobre el futuro, como "¿qué va a ocurrir si…?, ¿cómo va a ocurrir…?, ¿qué haré si…?" Muchos de nuestros pensamientos entran bajo esta categoría y se basan en el temor y la duda, por lo cual vacían nuestra fuerza interior y nos hacen sentir cansados.



Pensamientos negativos y/o destructivos
Son los más dañinos, especialmente hacia nosotros mismos, aparte del impacto que puedan causar a los demás. Estos pensamiento provocan una gran pérdida de nuestra paz y fuerza interior y nos destruyen tanto como a quienes enviamos esa energía.

Los pensamientos negativos están basados en la ira, avaricia, expectativas insatisfechas, sufrimiento, culpa, crítica, desacuerdos, rechazo, celos, envidia, resentimiento. Si nuestras ideas y nuestra atención están basadas en estas debilidades envenenamos nuestra propia mente y también la atmósfera a nuestro alrededor.



Pensamientos positivos/elevados /superiores
Son los únicos que nos permiten acumular fuerza interior y nos capacitan a ser constructivos. Siempre dan beneficio en todas las situaciones, sin atraparnos en la apariencia externa de una situación.

Pensar positivamente, o mejor dicho, pensar constructivamente no significa que se ignore la realidad y pretender vivir en lo irreal o ser otro. Significa observar los problemas y reconocer su causa, pero al mismo tiempo ser capaces de encontrar soluciones adecuadas.

A menudo, esto requiere tolerancia, paciencia y sentido común. Es fácil ser pesimista, así como fantasioso por exceso de optimismo, pero necesitamos ser muy cuidadosos y maduros si queremos ser realistas.

Una persona que piensa positivamente será consciente de las debilidades propias y las de los demás, pero aún así dirigirá su atención hacia sus buenas tendencias y las de los otros.

Por esta razón todos los materiales de autoayuda resaltan el poder del pensamiento positivo. Muchas personas lo asumen con incredulidad, alegando que cuando los han practicado no ven resultados, se aburren o no logran lo que esperaban.

Sin embargo, si realmente nos esforzamos por mantener en nuestra mente e imaginación esos pensamientos, es decir, nos concentramos en lo positivo, lo superior, lo bueno, a la larga eso se manifiesta en la vida diaria.

Lo importante es la perseverancia, la fe y el acompañar esos pensamientos e ideas con creencias y acciones acordes, con el propósito de superar las contradicciones entre el conciente y el subconciente.


Cuando sostenemos en nuestra mente ideas elevadas nos ubicamos en los planos superiores de conciencia, donde ellas moran, y desde allí llegan a nosotros recorriendo todas las capas del aura hasta alcanzar el plano físico.

El chakra séptimo de nuestro cuerpo energético (ubicado sobre la cabeza) es el que permite conectarnos con esa esfera de pensamientos superiores (ver dibujo).

Las dificultades para que ese pensamiento positivo se manifieste pueden ser causadas por las cargas que se encuentran en el aura y los sistemas de creencias negativas que se mantienen en el sexto chakra (entre las cejas), que obstaculizan el recorrido desde los planos superiores hasta el plano físico.

Trabajar con meditación, relajación y respiración ayuda a identificar cuál tipo de pensamiento es el que mantenemos por más tiempo en nuestra mente. Otra ayuda importante es la limpieza del aura
http://bitacoradeargos.blogspot.com/2010/06/el-abc-espiritual.html



Escrito por Glenda González.
Artículo protegido por derechos de autor.
Imágenes tomadas de Internet solo con fines ilustrativos
PROHIBIDO USO COMERCIAL.
MENCIONAR AUTOR Y PAGINA.
NO ALTERAR CONTENIDOS Creative Commons License
Argos en Red by
http://argosenred.galeon.com/ is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación aurica y relaciones sexuales

Lazos kármicos y relaciones sexuales